Actualidad
17 de Sep, 2020

¿Por qué no adelgazo si hago dieta y deporte? Te lo contamos en la revista del mercado de La Bretxa

Si queremos adelgazar es imprescindible combinar ejercicio físico con una dieta pero, en ocasiones, no obtenemos los resultados esperados.

Aunque no debemos olvidar que con la práctica del ejercicio incrementamos el músculo, y eso se refleja en la báscula, estos son algunos de los motivos que pueden influir a la hora de conseguir nuestros objetivos:

  • Seguir dietas poco saludables
  • Dormir poco
  • Falta de hidratación
  • Exceso de ejercicio cardiovascular
  • Comer de más
  • Problemas hormonales y de estrés

Puedes leer más información detallada sobre estos motivos a continuación y en el último número de la revista del CC la Bretxa. 

Seguir dietas poco saludables

Algunas dietas no proveen todos los nutrientes que el cuerpo necesita y, como resultado, pueden desacelerar el metabolismo y provocar dificultades para la pérdida de peso.  

Es fundamental adaptar la dieta a cada persona y metabolismo para mantenerlo ágil y activo. Una ingesta equilibrada de hidratos, proteínas y grasas es fundamental. Para ello, un médico especialista en nutrición nos ayudará a perder a perder peso de manera saludable.

Dormir poco

La falta de sueño puede alterar la secreción de hormonas como la leptina y la grelina, lo que podría afectar a nuestra sensación de hambre. La grelina es la encargada de enviar señales al cerebro para inhibir el estímulo del apetito.

Al mismo tiempo la leptina, cuando descienden sus niveles, provoca un aumento de las ganas de comer.

Falta de hidratación

Un nivel de hidratación adecuado puede ayudar el mantenimiento de un peso saludable. Tanto médicos como nutricionistas recomiendan beber entre 6 y 8 vasos de agua al día. Esta cantidad diaria, unida a la cantidad que nos aportan ciertas comidas, es suficiente para que nuestro sistema funcione correctamente en digestiones y eliminación de toxinas. El control de la ansiedad también se ve favorecido por la ingesta adecuada. En ocasiones llegamos a confundir la sed con la sensación de hambre.

Exceso de ejercicio cardiovascular

Es cierto que el ejercicio cardiovascular (correr, andar en bici etc.) es bueno para la salud pero desde el punto de vista de pérdida de grasa, que no peso, los últimos estudios indican que la combinación de trabajo de fuerza y hiit (entrenamiento interválico de alta intensidad )es la mejor fórmula para la pérdida de grasa.

Comer de más

Comer bien es importante pero, en ocasiones, no tenemos en cuenta las proporciones que deberíamos de comer. Hasta los alimentos más saludables, aunque tienen un importante valor biológico, aportan calorías y si no moderamos su consumo no bajaremos de peso. Un control de las raciones será necesario para una pérdida de peso efectiva.

Problemas hormonales y de estrés

Diferentes problemas hormonales como el hipotiroidismo, síndrome del ovario poliquístico, resistencia a la insulina etc., son causantes de dificultades para la bajada de peso.

Por otro lado, el estrés sube los niveles de cortisol afectando al nivel emocional que aumenta el apetito y, por lo tanto, el aumento de las calorías ingeridas.

Acudir a un especialista que establezca un diagnóstico es el primer paso. Posteriormente, es recomendable contactar con un profesional de la nutrición y del ejercicio físico que puedan orientar con un programa adecuado de trabajo adaptado a las necesidades de cada persona.