Agujetas ¿Qué son y cómo aliviarlas?
Actualidad
6 de Sep, 2021

Agujetas ¿Qué son y cómo aliviarlas?

 aliviar agujetas

Las agujetas son microrroturas musculares que se producen por un aumento del trabajo muscular tras la práctica de alguna actividad física. Estas roturas suelen ir acompañadas de la inflamación del músculo.

En términos médicos se le conoce como dolor muscular de origen tardío, que en inglés se denomina D.O.M.S. (Delayed Onset Muscular Soreness).

Principalmente se producen cuando una persona empieza a practicar deporte, retoma una actividad después de un periodo largo de descanso o aumenta la intensidad de trabajo y carga. El músculo es sometido a una exigencia superior a la que realiza habitualmente y aparecen las temidas agujetas.

Los síntomas más habituales son: pinchazos o dolor muscular, rigidez y disminución del rango de movimiento y falta de fuerza en la zona dañada.

El músculo sufre una lesión a una escala muy pequeña, por lo que se recupera rápidamente de forma natural y sin secuelas. Su duración e intensidad dependerá del tipo de ejercicio. Aparecen a las 24-48h y pueden durar hasta 7 días, pero a partir del tercer día su intensidad irá disminuyendo. En cuanto a la intensidad de estas, suele ser mayor tras la práctica de ejercicio anaeróbico, debido a un mayor gasto energético.

 ¿Qué hacer para combatirlas?

Practicar ejercicio

Ejercicios de movilidad. Seguir con la actividad deportiva, aunque de menor intensidad. Con el ejercicio activamos nuestro cuerpo y aumentamos el riego sanguíneo, aportando los nutrientes necesarios para la recuperación.

Descanso

Descansar es tan importante como practicar ejercicio. El reposo facilita que las micro roturas se curen y vuelvan a su estado natural. Dormir las horas adecuadas y no estar sometidos a estrés también ayudará a recuperarse más rápido.

Fisioterapia

Masaje de descarga y estiramientos, electroterapia… son algunos de los tratamientos que se realizan para la sobrecarga muscular.

Alimentación e hidratación

 Lo importante es mantener un buen equilibrio hídrico y hacer una correcta recuperación de electrolitos y nutrientes para poder reparar el daño causado por el entrenamiento.

Sin embargo, la mejor manera de prevenir las agujetas (y las lesiones) es preparar la musculatura con un buen calentamiento e ir aumentando la intensidad del deporte que se está practicando de forma progresiva.

La práctica diaria de una actividad física no solo facilitará que las agujetas no aparezcan, sino que te ayudará a tener una buena salud.

 ¡El movimiento es vida!